La sostenida neutralidad de un político acostumbrado a perder

Este fue el gran fracaso para el Partido Progresista y su candidato Marco Enríquez.  Ha tenido una baja permanente de votos de su pick en las elecciones de 2013. Su 5% ha sido superado por Goic y Kast lo cual lo pone en la sexta posición.

Ya en la última convocatoria electoral perdió gran parte del apoyo popular. Está acostumbrado a la derrota y por ese motivo se le ve sereno. Solo en algunas ocasiones repunta alguna emoción que le saca de la neutralidad y la apatía.

En su comparecencia pública tras conocerse los resultados, el ambiente es de pesimismo. Las caras de decepción de su entorno hablan por sí solas.

Se abre un futuro incierto para Marco Enríquez. Su partido tendrá que reflexionar serenamente si el corto camino que ha recorrido en las últimas tres convocatorias presidenciales, es suficiente para mantenerle como líder. Por el momento, lo único que es cierto en el partido es su frontal rechazo a Piñera y el cerrado apoyo en la segunda vuelta al candidato más próximo a sus ideales, Alejandro Guillier.

ANÁLISIS EMOCIONAL

 

El político de tendencia socialdemócrata tiene las activación más baja de todos los políticos examinados. Conjuga un discurso exento de emociones con flashes verbales que pretenden poner el acento en alguna cuestión particular a la que pretende dar importancia. Es difícil transmitir un mensaje positivo en estos momentos. Su valencia positiva es muy baja, rayana en la ausencia total de emoción.

A pesar de tener un nivel de seguridad menor que sus contrincantes, mantiene el tipo tomando el control de sus emociones mejor que el resto. Influyen momentos del pasado donde ha tenido que enfrentarse a sus electores y compañeros, aceptando uno malos resultados. Diríamos que tiene bien aprendida la lección y de ahí que no se muestre desesperanzado.

MOMENTOS CLAVES

1´04´´ a 2´15´´

Sorprende su reacción cuando dice “No es mi momento. No es nuestro momento. Llegó el momento de Chile” Vemos una clarísima emoción de GOZO con una activación alta, acaba se manifiesta su ironía. Es consciente de que no está en el buen camino. Es probable que se sienta aliviado tras largo tiempo de esforzarse por apuntalar un partido que tubo malos resultados en la elección parlamentaria.

“Yo avanzaré con ustedes y avanzaremos con ustedes” AFLICCIÓN y SOLEDAD. No es muy optimista con respecto al futuro y sus emociones así lo muestran. Quizá ve cercana su salida como líder máximo de su formación.

“No me arrepiento de nada” SATISFACCIÓN y DELEITE. Es muy consecuente con esta aseveración. Ha realizado un esfuerzo continuado durante años y está satisfecho con el trabajo desarrollado.

Al nombrar a la candidata del Frente Amplio “Ahora a Beatriz, además de felicitarla…” expresa una sincera ALEGRÍA por sus buenos resultados. Continúa “… no te vayas a equivocar como me equivoqué yo” donde la ADMIRACIÓN deja paso al AFRONTAMIENTO. Es indudable que la izquierda viene apostando por una opción más extrema, alejada del socialismo edulcorado que representa Enríquez.

“Llama a votar por Alejandro Guillier” La ALEGRIA y el DELEITE repuntan ya que está convencido de que es un candidato afín a sus ideas. Encierra  la esperanza en que sea el próximo presidente de Chile.

Agregar un comentario