El conocimiento de marca pasa a ser un elemento fundamental en el éxito o no de un producto,  sin embargo existe un 70% de tasa de fracaso de los nuevos productos. Cabe preguntarse los motivos.

El Marketing tiene como objetivo detectar necesidades que puedan transformarse en oportunidades de negocios para las marcas y productos. Despertar el deseo en los consumidores por los productos que estamos promoviendo a ser requeridos como una necesidad.

En la construcción de la arquitectura de marca se debe contar con una adecuada metodología e información.

Los avances científicos a través de la as neurociencias, han demostrado que los procesos decisorios -desde qué comprar hasta a quién votar- no son fríos y racionales, sino que hay un fuerte componente emocional. La emoción guía la construcción mental de las personas respecto a su entorno,  esto se basa en estímulos que provocan reacciones y realidades en nuestra  memoria. Aquí uno de las limitaciones, si no tenemos instrumentos adecuados que nos permitan medir las emociones de los consumidores, seremos incapaces de conocer y conectarnos con nuestro consumidor.

Debemos tener presente, que los consumidores en muchas ocasiones no dicen la verdad. Por ellos la recolección de datos a través de métodos tradicionales como encuestas, focus groups han encontrado grandes limitaciones.

Se ha comprobado que con entornos saturados de publicidad y estímulos, el tiempo de atención de los consumidores ha pasado de 10 minutos a 5 segundos. Aquí el desafió, como conectar la marca con el consumidor, como captar su atención. Entonces para ello es fundamental avanzar en saber cuándo, cómo y dónde presta atención el consumidor y a qué emoción concreta reaccionan.

Así entre mejor podamos conocer las emociones de nuestros clientes a los estimulo, aumentas las probabilidades de realizar una estrategia adecuada de Marketing.